MILLONARIOS SE FUE SIN PENA NI GLORIA DEL REPECHAJE DE COPA LIBERTADORES

0
121

Millonarios le dijo adiós a la Copa Libertadores, de manera prematura, al caer en la llave de la fase 2 contra Fluminense de Brasil. Termina así, muy rápido el desafío del club en el torneo internacional y le toca pensar en la liga local, en la que es líder.

1.  Faltó jerarquía

Millonarios lo sabe bien, la serie contra Fluminense la perdió en Bogotá, y la perdió en Bogotá porque en ese partido todo le salió mal: perder un hombre por expulsión cuando la serie recién empezaba, desperdiciar un penalti que hubiera podido cambiarla historia, perder en calidad de local contra un rival brasileño que no lucía tan superior como se pensaba… A Millonarios le faltó peso, jerarquía para afrontar esta serie. Y es normal en un plantel con tantos jugadores jóvenes y a los que les faltaba experiencia en este tipo de confrontaciones. Se estrelló con un adversario que sí la tenía y que sin ser superior hizo la tarea. 

2. Sin inversión

Desde enero se sabía que esta serie iba a estar cuesta arriba y que clasificar a la fase 3 de la Copa sería una hazaña. Se sabía no solo por el rival que se tenía que enfrentar, sino porque Millonarios no se armó para aspirar a más. Desde el momento en que se hizo el sorteo, el club empezó a perder la llave. La afición se quedó esperando mejores refuerzos mientras lamentaban la marcha de Fernando Uribe, de Emerson Rodríguez…  A cambio llegó, por ejemplo, Herazo, que por ahora no muestra que pueda ser el hombre gol que el equipo necesita. La mayor inversión de Millos fue por el portero Álvaro Montero, un acierto, pero, insuficiente. La política es de potenciar a la cantera, a esos jugadores que se han destacado en el medio local pero que no tenían la ‘ropa’ para eliminar a Fluminense. La nómina de Fluminense vale, según Transfermarkt, 60 millones de euros. La de Millos, 19.

3. Un estilo sin gol

A Millonarios se le abona la propuesta de juego, la valentía. Nadie niega que fue a pelear mano a mano a Brasil en busca de la clasificación, pero en la Copa no se gana con buenas intenciones. Millonarios no aprovechó sus oportunidades, falló en definición. Además, su juego de posesión, del que tanto habla Alberto Gamero, es vistoso, pero carece de puntada final, de profundidad y de gol. El estilo puede darle frutos en la liga local, en la que es líder, pero en la liga local también le ha costado anotar ante ciertos rivales. Ahí todavía hay tuercas que ajustar.

4. La mentalidad

Al final del partido de vuelta en Brasil, el DT Gamero resaltó lo positivo del equipo, como es apenas normal, y la lucha y la valentía. Pero el DT también dejó una frase que preocupa, «no siempre perder es malo», dijo. Hay cierto conformismos en el entorno de Millos por lo que intentó el equipo en esta difícil llave, pero con esos conformismos no se ganan títulos internacionales. Queda la sensación de que este desafío fue un aprendizaje para muchos jugadores, un fogueo internacional, y hasta ahí, como si el proyecto fuera limitado a esos aspectos.

5. Mucho con poco

Millonarios tiene un gran técnico, pero tiene un equipo limitado. Eso es evidente. Tiene un equipo para pelear en la liga local, por algo es el actual líder. Habrá que ver si en instancias decisivas logran pelearle el título a los clubes que sí han hecho inversión  como Tolima, Junior o Nacional, que tienen nóminas con más peso, con más recambio para los entrenadores. En Millos el equipo es cortico, limitado, si una tuerca no sirve cuesta reemplazarla. No hay un banco con potencial. Necesita de la magia de Gamero para seguir figurando en la Liga, su gran objetivo desde ahora. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí